Five Guys: La mejor hamburguesa de Dublín (y de mi vida)

Lo han conseguido. Los chicos de Five Guys han hecho lo imposible: servir las hamburguesas de las películas. Una de sus cheeseburgers envueltas en papel albal es como comerse una hamburguesa Big Kahuna de Pulp Fiction, es la hamburguesa de las películas americanas. Creo que la hamburguesa nació para ser ruda, guarra, una comida para mancharse los dedos de grasaza, del queso fundido, del juice propio de la carne que chorrea… no quiero refinamiento en mi hamburguesa; y esta es LA HAMBURGUESA MÁS GUARRA, MÁS RICA Y MÁS PERFECTA QUE ME HE COMIDO NUNCA. Y he comido unas cuantas. Puede que la cheeseburger del Bunsen se le acerque, tendré que volver para comparar pero… hoy en día, sin duda Five Guys es el mejor sitio para zamparse una burger en Dublín (tengo que actualizar la lista).

img_20161030_145054

Five Guys fue anunciado en muchos periódicos y webs en plan “¡¡Llega Five Guys a Dublín!!” y yo estaba en plan “Who??”. Parece que esta gente se ha ganado buena fama en USA y UK dando hamburguesas sencillas (le puedes meter bacon, queso, pepinillos y algún otro topping, pero no se complican más la vida) a precios competentes. Ya está, buenas burgers a precios decentes (no baratísimos). La hamburguesería está en el centro comercial de Dundrum, que se va a convertir para mí en La Meca, ya que cerca del mismo está la tienda de cómics donde les tengo encargadas unas cuantas series (mi “pull list” como ellos dicen), Big Bang Comics (ya os hablaré de ella con más detalle).

El sitio no tiene nada especial, decoración básica y ligeramente yanqui (pero no colores pastel tipo Dinner, no es ese rollo). Pero la hamburguesa: ese queso que se funde, se derrite entre las patties y te chorrea en los dedos… Esa carne deliciosa y bien hecha (nada de chorreando sangre, ¡qué asco!)… Ese pepinillo DELICIOSO y dulce que le aporta el contrapunto perfecto al conjunto… FAN ABSOLUTO. PARA SIEMPRE.

img_20161030_142944

PD. Las patatas, saladísimas, crujientes y bien de tamaño, fritas en aceite de cacahuete, son también ricas, guarras e imprescindibles. Los batidos ídem, directos y riquísimos.

PD. 2 Leo que Five Guys llega también a España, ID POR VUESTRA VIDA.

thefive

No todo es malo en Dublín (Lista de cosas chachis de aquí – Part II)

Continuamos la lista de cosas buenas de esta ciudad a la que tan mal trato en este blog… ¿o no la trato tan mal y tan solo es una sensación que tengo en mi cabeza? Nunca lo sabré. Como diría Joey en Friends, estoy demasiado cerca de mí mismo como para saber la respuesta. Vamos ya con esas cinco cositas más que ME DAN LA VIDA en la capital de Irlanda:

dsc02889

6.Paseos que dan gusto: A mí me gusta andar. Bastante. Por más que salga a correr (trotar, más bien), no me considero runner, soy más bien un WALKER. No SKYWALKER, no. Yo soy de aquí, de caminar las bases, en el piso, un PLAINWALKER. Dublín es chiquitita. Al menos, el centro de la ciudad. Es muy manejable, y da gusto salir a caminar y saber que si te metes una buena pateada puedes verte una peli por la mañana en los Cineworld, luego comprarte un librito en Hodges Figgis, más tarde comer un buen ramen en el Musashi, darte una vuelta por la sección de revistas del Eason, pasear por St. Stephens Green… Puedes tirarte cuatro o cinco horas caminando un día libre, pero con gusto, sabiendo que vas a llegar a todos los rincones que quieras. En Madrid esto cuesta más y pillar el Metro acaba siendo inevitable (aunque mis caminos a pie de Moratalaz a Sol los he hecho y muy gustoso…). En Dublín da gusto ir caminando a cualquier lado, con la compra, con los comiquitos que me compro, con los borrachos. WE ARE ALL IN THIS TOGETHER.

¿Cómo? ¿Que si vivir en pleno centro también viene bien cuando acabas torcido en un pub y tienes que volver a casa gateando? ¡Viene estupendo, muchacho!

7.Tener pasta para darte gustitos: Mis vicios son los que son, el entertainment, los libritos, los comiquitos, esa pomada. Y tener trabajos desagradables en multinacionales facilitan mantener este tren de vida (si a comprar muchos cómics se le puede llamar “tren de vida”… tren de vida a la nada, probablemente). En Madrid el ahorro era complicado, darse vicios también. Eso sí, los vicios en Madrid eran más baratos, qué duda cabe.

dsc03360

8.Vida cultural burbujeante: Dublín es pequeñita pero culturalmente matonísima. Tienes veintemil eventos por minuto. El otro día montaron nosequé de John Carpenter, hay ahora varios Horrorthons por Halloweens en el IFI (Filmoteca Irish) y Light House Cinema (cines a los que tengo que volver A LA DE YA), conciertos, actuaciones, monólogos, pop-up stores cada dos por tres, exposiciones, charlas, ciclos, lo que quieras. El problema es que estoy muy perdido con mis horarios rotatorios y turnos cambiantes. No me da tiempo a nada, no me apetece más que sentarme frente a mi aparato para ver tele ilegalmente (ya os hablaré de esta joya) y verme el último capítulo de Supergirl (uno es quien es).

9.Lo del inglés: El cole no se me daba bien. Odiaba estar con personas. Y las matemáticas. Pero una cosa que sí me gustaba del cole era el inglés, que era el idioma de las pelis y las revistas que me gustaban… así pues, era quizá la única asignatura a la que le prestaba toda mi atención. Con lo que vivir en una ciudad donde hay que usarlo a diario (pese a que aquí se lleve una versión deformada -por no decir retorcida, siniestra- del mismo) me mola. Sencillamente, me gusta hablar Y PENSAR en inglés. Cuando voy a España me salen los zenkius y sorrys solos. ¿Es verdad que hablar en otro idioma te reconfigura parte del cerebro? ¿Estaré más cerca del retconning vital que llevo esperando desde hace tanto? Sobre lo del inglés me explayaré otro día, porque hay mucho que contar.

10.Es mi segundo hogar: Esta es, alucinad, la tercera vez que vivo y trabajo en la capital irish. Soy una peonza humana, un hombre rotatorio, soy a mi raza lo que una puerta giratoria a las entradas. Me tambaleo, veleteo, voy y vuelvo sin solución de continuidad. Pero así, a lo tonto, Dublín se ha convertido en algo así como… ¿mi casa? ¿mi segunda patria? La siento un poco mía.

Pero una cosa os digo: lo mejor de todo de vivir en Dublín es que NOS HEMOS LIBRADO DE LA HIJA DE LOS FILIPINOS. FUCK YEAH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

No todo es malo en Dublín (Lista de cosas chachis de aquí – Part I)

Leyendo entradas viejas y leyendo también las entradas que más leen las viejas (un saludo, se os quiere), me he dado cuén de que a lo mejor me estoy centrando un poco en lo malo de Dublín. No todo son borrachos penduleando por las calles… Si Dublín fuera un cuerpo humano, el 80% de su agua serían borrachos, el 20% sería todo lo demás. ¡Centrémonos en el 20%! Enumeremos, así, a bote pronto, cosas muy chachis de la capital de Irlanda:

1.Cultura pop USA al alcance de la mano: Los Emmy, los Tony, los MTV Awards, la Entertainment Weekly, el Saturday Night Live, el programa de Jimmy Fallon, los comics, las películas… TODO. AL. INSTANTE. Desde pequeño me pirran estas cosas. Fueron los pechos de Hollywood, tiernos y lactosos, los que me criaron. Y cuando acaba mi trabajo y me refugio en estas cosas pues claro, estoy mejor que en brazos, que diría un buen amigo.

dsc02599

2.Tarifa plana de cine: Yo sigo a lo mío con lo del entertainment… Por 21,90 euros al mes veo todas las pelis que quiero toda las veces que quiere a todas las horas que quiero (bueno, las horas las marcan ellos, esto no es Netflix). Al llevar más de un año ya tengo la tarjeta negra (¡tarjeta black!) con lo que tengo descuentos en palomitas, Coca-Cola y veo gratis las pelis en 3D. Aún tengo que pagar, menos que el público normal (la gentuza) pero pagar, por las pelis IMAX. El otro día vimos Jack Reacher Never Go Back en IMAX y pagué gustoso. PORQUE A TOM CRUISE CORRIENDO SE LE VE EN IMAX THANK YOU VERY MUCH.

dsc02524

3.Cafés memorables: La cultura del café que hay aquí no existe en España. A ver, no me refiero a arrejuntarse a tomar un café en una cafetería, que eso en España genial, me refiero a LA CALIDAD DEL CAFÉ. En España, comparado con las obras maestras de baristas que ponen aquí, lo que ponen es directamente veneno (no pasamos de “cómo quiere la leche, caliente o templada”, digamos las cosas). Aquí hay una calidad descomunal. No piso un Starbucks desde hace años, tomo cafés riquísimos con su espumita, su grano importado de no sé dónde, su leche fresca… maravillosos. Sin azúcar, por supuesto. Loida os cuenta sus cafeterías favoritas de Dublín aquí.

dsc02602

4.Los pubs: No voy a muchos. Soy viejo y antisocial. Pero cuando voy, me rindo ante ellos. Son preciosos aunque huelan a pis. Están decorados que es para que te hagan un tour. Y la comida de pub, con su puré de patatas en bolas, su turkey con salsita, sus veggies… rematado todo con su cervecita negra… Invita y encanta. Fan.

5.Cervezas artesanas: Mi amigo y ex-compañero de trabajo Stephen (se pronuncia “Steven”, no “Estifen” como decimos nosotros a Stephen King) me las descubrió puesto que a eso quiere dedicar su vida. Ya está en ello, ya os contaré. Aquí se despliega un catálogo de cervezas artesanas alucinante que puedes encontrar en varios supermercados, Off-licenses (tiendas donde solo venden bebidas alcohólicas), delis y Centras varios. Hay cientos de marcas, tipos, tamaños y graduaciones. Un mundo jugosísimo que he descubierto y que me gusta mucho. Eso sí, es caro de narices.

>>> TO BE CONTINUED ON PART II >>>

Dublín es el paraíso de la comida basura

Ya hemos hablado aquí de la comida basura de Dublín, rica y plena. Pero merece la pena insistir. Porque esta gente trabaja el producto que da gusto. Esta gente hasta ofrece sandwiches de patatas fritas de bolsa en los aviones. El cielo es el límite (y se propusieron alcanzarlo lanzando un avión con sandwiches de patatas fritas… maldita sea…). A lo que íbamos, que aquí la competencia en lo que a comida basura se refiere es grandísima, una batalla de precios que es toda una ventaja para el consumidor que, como Loida y yo ayer sábado por la noche, quiera ponerse guarro. ¿Quieres fritanga de la buena? ¿Churretones de aceite requemado, calorías a tutipleni, poderío que atraviesa el papel de estraza? YOU ARE IN THE RIGHT PLACE.

bk-chicken-fries-hed-2014
Esto aquí lo peta bien (pero para comer a lo guarro, mucho mejor ir a sitios cutres con carteles escritos a rotulador, ¡vive la experiencia completa!)

Hay una calle que nos queda cerquita, Dorset Street, que es algo así como la Avenida del Guarreo: pollo rebozado, comida india con sus mil arroces y mil salsas, patatas fritas por doquier, hamburguesas congeladas, kebabs y doners generosos… ¡No sabíamos qué elegir para comer mientras veíamos nuestro X Factor en la tele! Acabamos optando por un pack bien ajustadito de precio. Por 9,99 EUROS nos llevamos todo esto:

  • 2 hamburguesas de pollo
  • 4 piezas de pollo rebozado (nos metieron una de regalo en la caja)
  • 2 de patatas fritas
  • 2 bolsitas de ketchup (las salsas extra las cobran a 50 céntimos la bolsita y nos agarramos a nuestros dos ketchups como el poderoso al trono)

Comimos horriblemente unhealthy pero hay noches que la llamada de la grasa es poderosa. En Dublín, especialmente. Otro día tenemos que meterle caña a toda esa comida india inexplorada (el picante no es lo nuestro, pero se puede regatear…).

PD. Loida tiene muchos posts de comida en su blog Mundo Gordoncho