¿Qué es el Pancake Day?

Si vas a tu trabajo y el plato especial del día en la cantina (así llaman al restaurante de la empresa) son las pancakes… es que es el día de la tortita y vas a engordar un pelín. Pero oye, las tortitas están top (sigo apostando por las del Vips contra viento y marea) y que el calendario marque que un día en concreto DEBES COMER SÍ O SÍ TORTITAS pues como que muy bien, ¿no? ¡Peor sería lo de The Purge!

“Pero oye, Juan, una cosa… Esto de “El Día de las Tortitas” suena un poco a capítulo de Los Simpson, ¿te lo has inventado? ¿Es que ya no sabes de qué escribir en tu blog TOP y ELEGANTE de Dubín y tienes que recurrir A LA BURDA FICCIÓN?”

Me alegro de que me hagas esa pregunta. Te mataré.

No. No es invención. El Pancake Day existe, YO LO HE TOCADO. Y no se me escurrió entre los dedos porque el Pancake Day, al contrario que el resto de los días, no está hecho de éter, SINO DE PURA PANQUEQUE.

El Pancake Day ó Shrove Tuesday es el día de febrero o marzo anterior al Miércoles de Ceniza (que el primer día de cuaresma -periodo que va del mencionado Ash Day hasta el Jueves Santo-). La cosa va de darse un atracón a comer, un glottonery como el tipo de Se7en, para que luego las penas de la cuaresma sean menos. En la cuaresma se supone que hay que tirarse 40 días a pan y agua, comer moderado, pero los practicantes del Pancake Day me parece que SOLO ESTÁN EN ESTO POR LO DE LAS PANCAKES.

Y ojo a este datazo que he encontrado en esta web donde explican con detalle la tradición, desconocido para el 95% de los Pancakers (guiño a Jimmy Dix):

The ingredients for pancakes can be seen to symbolise four points of significance at this time of year:
Eggs ~ Creation
Flour ~ The staff of life
Salt ~ Wholesomeness
Milk ~ Purity

Anuncios

En Dublín DROGAS NO, y medicamentos tampoco

Hoy he ido al TESCO, el supermercado KING de Irlanda y el Reino Unido, con toda la ilusión del mundo a comprarme unas cuantas medicinas (de esas que apenas funcionan pero que acabas comprando un poco ya por costumbre) para atajar este catarrazo-cold-flu que me ha atacado con nocturnidad y alevosía. He pillado un par de cajitas de Panadol (tipo Frenadol o Rinomicine en España), una de sobrecitos con 1000mg de Paracetamol y la otra con pastillas de 500mg, por darle un poco de diversión a la cosa. El problema ha venido cuando he ido a pagar y la cajera me ha dicho lo siguiente: “No puedes llevarte más de un medicamento en la misma compra”. WHAT???!

Mirando un poquito en la red (Google killed the Journalism Investigation) parece ser que en los supermercados de UK e Irlanda no se pueden despachar más de 16 pastillas de una tacada, mientras que en las farmacias el límite son 32. Que, ojo, yo lo que he hecho es pagar mi compra normal (esa paella con chorizo del TESCO entre otras cosas… al final hasta se le coge cariño…) con una caja de Panadol y; luego, pagar “en otra compra” inmediatamente después, sin perder mi puesto en la cola, mi otra caja. Solución propuesta por la propia cajera. Es decir, una soberana gilipollez. Hecha la ley, hecha la TRUMP.

Se dice, se comenta, que esto responde a una ley instaurada en UK en 1998 para no ponerse ciego a Paracetamol y pillarte un viaje bueno. Literalmente, “to reduce the incidence of paracetamol overdose”… ah, pero, ¿la gente de verdad se droja con esto? Mí no entender. En fin, que nunca te acostarás sin saber una cosa más. No sé cómo está esto en España, pero claro, en España no suelo comprar medicinas en el Alcampo o el Mercadona… aquí es lo más normal del mundo comprar en los supermercados las medicinas over the counter (o sea, las que se pueden conseguir sin prescripción). ¿Para qué darte el viaje a la farmacia cuando te las puedes llevar con los plátanos y las latas de atún?

Bueno, pues eso, que si no vuelvo a escribir, sabed que he muerto feliz con mi Panadol overdose. O habré muerto del catarrazo. Lo que antes me lleve.