¿Qué es el Pancake Day?

Si vas a tu trabajo y el plato especial del día en la cantina (así llaman al restaurante de la empresa) son las pancakes… es que es el día de la tortita y vas a engordar un pelín. Pero oye, las tortitas están top (sigo apostando por las del Vips contra viento y marea) y que el calendario marque que un día en concreto DEBES COMER SÍ O SÍ TORTITAS pues como que muy bien, ¿no? ¡Peor sería lo de The Purge!

“Pero oye, Juan, una cosa… Esto de “El Día de las Tortitas” suena un poco a capítulo de Los Simpson, ¿te lo has inventado? ¿Es que ya no sabes de qué escribir en tu blog TOP y ELEGANTE de Dubín y tienes que recurrir A LA BURDA FICCIÓN?”

Me alegro de que me hagas esa pregunta. Te mataré.

No. No es invención. El Pancake Day existe, YO LO HE TOCADO. Y no se me escurrió entre los dedos porque el Pancake Day, al contrario que el resto de los días, no está hecho de éter, SINO DE PURA PANQUEQUE.

El Pancake Day ó Shrove Tuesday es el día de febrero o marzo anterior al Miércoles de Ceniza (que el primer día de cuaresma -periodo que va del mencionado Ash Day hasta el Jueves Santo-). La cosa va de darse un atracón a comer, un glottonery como el tipo de Se7en, para que luego las penas de la cuaresma sean menos. En la cuaresma se supone que hay que tirarse 40 días a pan y agua, comer moderado, pero los practicantes del Pancake Day me parece que SOLO ESTÁN EN ESTO POR LO DE LAS PANCAKES.

Y ojo a este datazo que he encontrado en esta web donde explican con detalle la tradición, desconocido para el 95% de los Pancakers (guiño a Jimmy Dix):

The ingredients for pancakes can be seen to symbolise four points of significance at this time of year:
Eggs ~ Creation
Flour ~ The staff of life
Salt ~ Wholesomeness
Milk ~ Purity

Anuncios

Las mejores guarradas de Dublín

DSC03412

Vamos con una de guarraditas para rematar el hat trick de posts de comida y bebida. Todo esto de las hamburgueserías y las cafeterías esta muy bien pero, que guarradas comemos en el dia a dia? A que hemos recurrido en esos días de bajon y depresión total? Por que lodos nos hemos arrastrado en nuestros peores momentos? Pasen y vean:

///Paquete de cinco donuts rellenos de custard (literalmente, natillas) del Tesco. A veces los ponen a un euro y no hay guarrada mas placentera para destruirte como persona. Te los puedes comer, cada unidad, de dos bocados pero ten cuidado porque la custard brota inesperadamente y puedes ponerte perdido. Ritual obligado es chuparte los dedos al final de la ingesta, porque ese azúcar glas no se va a quitar sola.

///Bolsa marron con fish and chips: Pues eso, un filete de bacalao o merluza bien empanadito, con costra buena, con muchas patatas fritas gorditas echadas en una bolsa de papel de estraza. Si el aceite y la grasura traspasa el papel, es la marca de la calidad, lo que te vas a comer es dinamita buena. Es necesario rociar las patatas con sal y vinagre. Se que al principio lo del vinagre suena asqueroso pero cuando te pregunten en la tienda tu déjate llevar, di si a las drogas.

///Cualquier postre del Marks & Spencer: Cualquier postrecito de esta gente es una bendita locura. A ver, es un poco menos guarrada porque es fancy y tal, pero es una guarrada al fin y al cabo. Cualquiera de sus tartas o slices de tartas es para subir al Cielo, pero mi debilidad son sus copas de 2 euros de tres chocolates o de caramelo, una cosa magistral. Algo para pedir en el corredor de la muerte. “Que quiere usted de ultima cena? Lo que quiera” “Una copita del Marks & Spencer”. La de caramelo es superior a la de chocolate, en mi humilde opinión.

///Pizzas: Congeladas del super o de llamar. Si son congeladas, acertareis seguro con las del Doctor Oakter (la de atun es garantía de éxito, pero en general todas rinden a buen nivel). Las de Chicago Town también tienen un pase. Del resto de marcas no me fio mucho (por experiencia). Si son de llamar, Domino’s cumple bien. Su mitad de una cosa y mitad de otra es clave para pedir una pizza de las que tienen mucho éxito (de las populares) y al mismo tiempo para que experimenteis con vuestra propia pizza, es decir, “create your own”. Por ejemplo, en nuestra ultima pedida, me hice una mitad de extra de atun, aceitunas y cebolla roja… una pena que no tuvieran anchoas, porque a mi este pack marítimo es el que me pone como una moto; pero lamentablemente las anchoas no se encuentran entre los ingredientes de Domino’s. Los “sides” son excelentes, esos rollitos de queso o jamon, fluffy y deliciosos, esos fingers de pollito suave y empanado excelente… muy bien, oye. Son caras, si. Tenemos pendiente llamar a Pizza Hut y a una local llamada Four Star Pizza que tiene mucho éxito entre los locales (dudo mucho que se atrevan a hacer cosas como la “Pizzalada” del Telepizza porque aquí todavía hay unos minimos en lo que a pizzas se refiere…).

///Chocolatinas: Aquí las tienen de todos los colores, olores y tipos de sangre. No somos muy originales en lo que a estas guarradas se refiere: Twix, Mars (bueno, miento, esta chocolatina no la como nunca), Kit Kat y hasta algún Bounty y Lion ha caído. Yo siempre busco la variedad “White” porque el chocolate blanco y es la forma en la que los humanos mejoramos el chocolate, ese producto salvaje.

///Bebidas: Pepsi Max Cherry es lo que me mola, pero también le pego a Pepsi Max y la siempre solida Coca Cola Light. La Coca Cola Zero es autentico asco, la Coca Life esta bien. La Coca Cola Cherry (por que no siguieron con el nombre Cherry Coke???) y la Coca Cola Vainilla pero para mi gusto deberían acentuar un poco tanto el sabor de la cereza como el de la vainilla (el olor, vamos). El 7 Up Mojito es un precioso intento, fallido pero precioso; y en general no suelo probar nada mas. Que no es poco, claro. La guarrada local se llama Lucozade pero aun no le he metido mano… lo que es rarísimo porque yo a los refresquitos siempre les he… que me esta pasando???

Los mejores cafés de Dublín

DSC03358

Puesto que en este blog somos muy fans de lo que viene siendo llenar la panza, vamos a seguir explotando un poquito esta via aunque en este caso para centrarnos en los cafes. Tanto a Loidita como a mi nos encantan los cafes de Dublin, pero no los del Starbucks, no, sino los de las cafeterías buenas que sirven café bueno de verdad (los lates se cobran a tres euros, asi que ya pueden ser buenos, ya… con su dibujito en la espuma rematando, que no falte de nada). He aquí mis cafeterías favoritas (en Mundo Gordoncho Loida da mas sugerencias):

Joe’s es la numero uno. Inserta en un centro comercial muy famoso aquí (Arnotts), aquí sirven EL MEJOR CAFÉ (y el mas caro?) de Dublin. Los baristas son muy majetes (si, baristas, creeme, se puede poner el café un poquito mejor de como te lo pone Paco de Bar Paco) y el local mola, con su mesa de madera alargada y sus sillas altas. Pide un latte y no le eches azúcar por el amor de Dios.

Una con el café casi tan rico como Joe’s es Coffee Angel, con dos locales en pleno centro relativamente cerca el uno del otro. El café es maravilloso (como siempre, pedid el latte) y el diseño del local me gusta mas que el de Joe’s, con un mobiliario muy resulton, moderno pero no “somos hípsters y guays”, no. Simplemente, buen diseño.

Frente a un Coffee Angel teneis el Dublin Barista School, que como su propio nombre indica es una mini/escuela para baristas (insisto, se puede poner el café mejor que Paco de Bar Paco). Aquí también sirven café pero mas para llevar que para sentarte a beberlo. Loida es la que mas lo visita y le encanta.

Uno que nos queda cerca de casa (o, mejor dicho, mas cerca que otros) y donde, además de un café rico tienen unos mini/donuts americanos que flipas rellenos de Ferrero rocher o jellys varias, es el Deli 147. Me gusta mucho el sitio pero NADA su música ecléctica y super-mega-alternativa. Donde esta Carle Rae Jepsen cuando la necesitas.

Hay mas y los comentaremos próximamente pero si vais a Joe’s y Coffee Angel estaréis en buenísimas manos. Evitad a toda costa franquicias como Costa Café, Café Nero o Insomnia. Su café sabe a rayos y no es artesano ni de lejos. En el peor de los casos, si os amenazan con una pistola, recurrid a esos cafes solo en sus maquinas (en varios supermercados tienen maquinas de esas franquicias donde servirte tu propio latte de Costa Café, por ejemplo). En el Dunnes Stores de la estatua de James Joyce teneis un café de maquina muy rico y muy barato (de la marca Bewley’s).

El bocata de pollo, el plato nacional irlandés

hot-chicken-baguette

Siempre me ha parecido increíble que, en un pueblo tan simple (por sencillo, humilde, no dado a los alardes) y tan amante de la patata como el irlandés, no hayan adoptado como propia la tortilla de patatas. Es tan sencillo: patata, huevo y listo… bueno, con cebolla para los puristas como un servidor, pero es pretty easy, ¿verdad? En fin, que la limitación gastronómica de esta gente es total. Tanto es así que su plato nacional es el bocata de pollo. Como lo leéis.

A ver, no es que los dublineses proclamen con orgullo que la chicken baguette o chicken roll (que es como se llama aquí) es su especialidad culinaria, pero es sin duda uno de los “platos” mas devorados a la hora del lunch. Por la cantidad de negocios que lo tienen en oferta y por la cantidad de gente que le hinca el diente (de pie, siempre de pie, aquí el lunch se toma en movimiento) me atrevo a afirmar que sí, que el bocadillo de pollo es su plato estrella.

La chicken baguette es tal que asi: pan de baguette que te abren por un borde a lo perrito caliente (con lo que al presionar aquello es un despilporrio y se te sale todo), mantequilla y mayonesa en cada tapa de pan (bien preñadito de grasa) y un filete rebozado de pollo que puede ser “plain” o “spicy”. Yo nunca lo pido spicy porque me da asco pasar un mal roto cuando como. A la hora de comer lo que busco es 1) Pasarlo bien, 2) Alimentarme. Esto cuesta unos 3 euros aunque hay sitios donde podeis pillarlo por 2 euros. No os voy a mentir, está rico y hubo una epoca en la que le metí mucha caña, casi a razón de uno diario… así que no lo demonizo en absoluto, te saca del atolladero con una solvencia extraordinaria, lo único que digo es que es un poco triste, es un poco pobre, que sea el plato mas consumido en los almuerzos de Dublín.