Yelp, ayúdame, en tu amistad he puesto toda mi faith

Los amigos de Yelp me han dado una chapita (virtual) y me han nombrado “élite”, o sea, ser lo más de lo más. La verdad es que con más de 225 fotos colgadas, me lo he trabajado. Ha sido un no parar de colgar muchas fotos de sitios, muchas críticas de sitios y, me temo, muchos errores ortográficos, ya que lo escribo todo en inglés (aunque lo escribo mejor que lo hablo, algo que intuyo también le pasará a Sofía Mazakittens). Obviamente, a ellos les interesa tener contenta a la gente que les mantiene la web lucida (lapiedra) y espléndida, como un servidor, que no hay sitio al que vaya que no piense “me saco unas fotitos para Yelp”. Y yo voy con la cámara, ya sabéis, aquellas máquinas especiales que había en el pasado para retratar sitios bonitos. Cuando las fotos eran del sitio y no de uno mismo en el sitio. Que no es un “le saco una foto de canto con el móvil y listo”. No, no. Yo voy al ángulo, al enfoque, al “voy a esperar a que ese bigotudo amigo deje de mirarme para cascar una foto en contrapicado”.

Y es que a mí esto de ir a sitios y luego hablar de ellos es una cosa que me encanta y que llevo haciendo desde hace muchos años. Alguno de vosotros habrá leído alguno de los posts que publiqué en DolceCity, primero en Dublín (la primera vez que estuvimos viviendo aquí, entre 2009 y 2010) y más tarde en Madrid (desde finales de 2010 hasta octubre de 2014). Me pirra eso de dar mi opinión como usuario. Y estoy pensando que, me gusta tanto, que tendría que dedicarme profesionalmente a ello. A nadie le interesan tanto mis opiniones como para ganarme la vida con ello, pero quizá haya otro modo. Voy a encontrar el agujero en el sistema. Mientras, podéis enteraros de qué sitios visitamos Loida y yo en Dublín siguiendo mi cuenta de Yelp. La última cafetería que nos tiene arrebatados se llama Joe’s, está inserta en unos grandes almacenes tipo Corte Inglés llamados Arnotts, y presenta quizá el mejor café del centro de Dublín. Si venís por aquí y estáis en pleno meollo, no lo dudéis. Además, le hacen unas formitas de Mockingjay (¿o es un cisne?) a la espumita que dan ganas de tirarse dentro de cabeza.

???????????????????????????????

Y no, por supuesto que en Yelp no me pagan, ni siquiera en monedas de chocolate (ah, clásicas), pero se dice, se comenta, que ahora que soy élite van a invitarme a unas cuantas cositas… Venga, venga, que se vea.

Anuncios

Autor: JR DEL ROSAL

Superhombre.

1 comentario en “Yelp, ayúdame, en tu amistad he puesto toda mi faith”

  1. “… la cámara, ya sabéis, aquellas máquinas especiales que había en el pasado para retratar sitios bonitos. Cuando las fotos eran del sitio y no de uno mismo en el sitio”.

    Exacto. Jajaja. Clavado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s